El silogismo de la organización

Muebles de oficina¿Cómo organizar una organización que no cree en la organización? ¿Cómo organizar una organización que cree en la auto-organización, en la cooperación y la participación? ¿Cómo organizar una organización que no toma en cuenta la teoría de la organización?

En estos días, en estos meses mejor dicho estoy asistiendo a la puesta en marcha de una nueva organización que se está convirtiendo en un auténtico experimento organizativo. Se trata de un grupo de personas entusiasmado, con un histórico de esfuerzo compartido, de misión no explicitada pero sobreentendida y con unos valores que se han ido construyendo entre todos con el tiempo. Un grupo de personas que estaba amparado, hasta ahora, en una institución con entidad propia y reconocida y que han decidido independizarse para poder desarrollarse mejor. Unas personas ya constituidas legalmente en asociación que carecen, por el momento, del liderazgo que hasta ahora les ha aglutinado y que quieren cambiar por un liderazgo colaborativo. Una asociación que no cree en el silogismo de la organización ya que nace con una cultura innovadora y quiere innovar incluso en su forma de gestión y organización.

El silogismo de la organización contempla a ésta como sujeto, proceso y teoría. El sujeto está claro, pero el proceso de organización, a falta de una teoría de referencia, se está planteando definiendo un planteamiento de funcionamiento basado en procesos y proyectos, con lo que se ha creado una estructura antes que una clara definición de misión, visión, valores y estrategia, sin elementos de control por lo tanto, y como ya está funcionando con sistema de dirección que por su esencia de jerarquía, puede caer en la paradoja de las estructuras planas: uno o unos pocos toman todas las decisiones. Sin embargo, la organización está creciendo (¿pero todo lo que puede?), está tomando decisiones (¿basadas en su valores y estrategia?), y ¿está funcionando (de una forma eficiente?) sobre todo porque, al ser una asociación, está fundamentada en la voluntariedad y en el altruismo. De no ser así considero que no sería viable el modo de proceder a nivel de gestión.

Existen, no obstante, muchas teorías en las que se fundamentan principios como la participación, los modelos de gestión basados en personas, el trabajo en equipos, la gestión por procesos, el modelo EFQM, el trabajo en equipo, gestión por proyectos, capital social, gestión de redes, sistemas y otros tantos que sin ser memes del management, como decía Carlos Herreros en su libro Neuromanagement, pueden servir para que finalmente, el silogismo se cumpla… ¿o se podrá hacer sin recurrir a ninguna teoría?

La gran oportunidad, como les decía al principio, es se trata de un experimento que estoy siguiendo con interés desde la participación y la curiosidad del conocedor de la teoría que ve cómo ésta se deja de lado en aras de la innovación genuina. ¿Cómo saldrá? Solo el tiempo lo dirá, pero asistir a ello supone una oportunidad para el aprendizaje que agradezco y padezco al mismo tiempo.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s