Inteligencia Emocional y empresa… algunas razones

calabera javi-2*

Llevamos mucho tiempo intentando dar razones para intentar exponer cuáles son los beneficios de la Inteligencia Emocional aplicada a las organizaciones. Entre ellas, hemos citado la mejora del clima laboral, la reducción del absentismo, el favorecer la permanencia del talento en la organización, el incremento de la eficacia en las reuniones de trabajo… También hemos hecho hincapié en la mejora de los procesos empresariales como pueden ser la toma de decisiones, la gestión del conocimiento, la innovación, el liderazgo, el emprendedurismo, la responsabilidad social corporativa… Incluso hemos señalado hasta la saciedad la doble ventaja que tiene la IE en la organización: su aplicación por parte de los trabajadores tanto en su vida laboral como personal mejorando, de esta forma, su bienestar y aumentando su desarrollo personal, familiar y social.

Sin embargo, creo que hay otra forma de abordar este tema. Hablando el otro día con una gran persona y amiga mía, Olga Gómez, de Innobasque, dedicada en cuerpo y alma a la difusión de este concepto como una de las mejores formas de innovación en la gestión y desarrollo de la cultura innovadora en las organizaciones vascas, me hizo esta reflexión: “Creo que, para entrar en materia, en vez de explicar primero los beneficios, yo empezaría  mostrando  o haciendo ver a los directivos  el coste de oportunidad de no poner remedio a situaciones emocionalmente negativas en todos los niveles, tanto en la dirección como en los equipos directivos, mandos intermedios y plantilla en general, mostrando ejemplos de situaciones concretas de pérdida de competitividad como pueden ser las reuniones infructuosas, conocimientos no compartidos, ideas perdidas, incremento del individualismo, cabreos, absentismos… Solo piensa cuánto puede costar una reunión de directivos de una empresa, de tres horas, y que no se consigan acuerdos por una mala gestión emocional… ¿No deberían toma medidas para que esa situación no se volviera a producir?”

Obra de Javier Etxenike

Obra de Javier Etxenike

¡La idea me pareció estupenda, y la pregunta que me hizo me gustó más! ¿Cuál es el coste de oportunidad de no gestionar la realidad emocional en las empresas? A esta pregunta siguieron otras ¿Cuánto se pierde por las emociones negativas?, ¿cuánto se deja de ganar por las emociones negativas? En sentido positivo también las planteó y las cuestiones fueron las contrarias: Cuánto se gana con la gestión inteligente de las emociones o cuanto se podría ganar.

Estas preguntas siguen resonando en mi cabeza, aunque revisando la prensa una noticia me ha ayudado a responder las dos últimas. La revista Fortune ha sacado una de sus listas sobre las mejores empresas para líderes. En esa lista, liderada por General Electric, el segundo lugar lo ocupa Procter & Gamble. Según Fortune, Procter & Gamble, en donde trabajan 135.000 personas, una de las bases de su posición en el ranking es la contratación de personas con una desarrollada Inteligencia Emocional, las cuales pueden entender realmente las necesidades del consumidor.

No obstante, la cuestión que me inquieta, y que por eso se las traslado a ustedes para que nos puedan ayudar a contestarla, es la primera…

¿Cuál es el coste de oportunidad de no gestionar la realidad emocional de nuestras empresas?

 

Anuncios

9 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s